16/7/2014

Cómo llegamos aquí: Videojuegos

1. Nunca tuve una consola de videojuegos en la infancia, pero sí miraba mucho la vitrina de Casa Iduya con la Nintendo 64 y el Pokemon Stadium. Aunque más miraba el Pokemon. Era un amor imposible, ni siquiera teníamos tele en la casa, menos consola.
2. A mi primo le dieron una PsOne en el 2000. Horas de Gran Turismo, X-men 2 y Need For Speed. Le declaré amor eterno a Sony. Sin saber que era Sony, claro.



Cómo llegamos aquí: Mitos y Leyendas

Tengo el corazón adolorido (?). Hoy ha terminado definitivamente un ciclo, que debió haber terminado hace 4 años pero que recién estoy asumiendo. 
¿Suena apocalíptico, cierto?
En realidad estoy hablando "solo" del termino de Mitos y Leyendas, el juego número 1 del reino. Dice el eslogan y los jugadores.

Permítanme la nostalgia:

Corría el año 2002, y a mis manos llegó un turrón de cartas MyL, Cofradía, sin orden ni estrategia. No recuerdo quién me las dio, quizás mis primos, quizás algún vecino. Comencé en el juego, como muchos, sin manual y con mis reglas (mazos de 70 cartas pue), hasta que mi mamá (el viejito pascuero, en realidad) se rajó con un Liber Dominus Arcano, el Lamborgini de los mazos. Con eso aprendí a jugar bien, y me fue al real carajo con el coleccionismo. Antes de eso andaba por el colegio con mis cartas Pokemon en una caja de lata, pero MyL fue el verdadero juego número uno del reino.
Me dio la oportunidad de jugar con compañeros de curso, siendo que siempre he sido una burbuja andante, y ser bastante buena, por cierto. Y así, entre ilustración a ilustración pasaron los años con el frufrú de las cartas de un lado a otro.

11/6/2014

Final Fantasy

Soy, en muchos aspectos, y por muchas cosas, lo que se dice una FanGirl. No completamente incondicional, pero bastante cerca de serlo. Y dentro de todo este desquiciamiento groupie uno de mis principales objetos de deseo es Final Fantasy, y casi todo lo que implica (menos el anime unlimited, esa weá no la paso ni con helado).